lunes, 17 de marzo de 2014

La punta del iceberg. La Abadía.

Yo o soy muy raro ( que lo soy) o soy muy cateto (que seguramente también) pero qué quieres que te diga, este texto me pareció peché, regulero, mu poquito interesante.
En una empresa gorda ha habido unos cuantos suicidios últimamente y mandan a una alta ejecutiva a investigar qué ha pasado. Allí se encuentra con reticencias del director de la sede, reticencias por ser mujer, con su antiguo amante ahora metido a enlace sindical y a un camarero confesor de su época de pipiola en la empresa. Un racimo de novedades y de situaciones originales y nunca vistas, ¿verdad? 
Texto previsible y lleno de tópicos. Pequeños giros con intención de sorprender y situaciones ya conocidas una detrás de otra puestas en escena con bastante poco nervio. Es una horita y media larga, tampoco es una pasada, pero antes de la mitad ya hace rato que estás en la cuesta abajo. Es más, tras las tres primeras escenas y el primer interrogatorio (salvado por el inmenso carisma, talento y magia de Montse Díez) en vez de seguir hacia arriba, empieza a caer el interés a pasos agigantados. Y acaba haciéndose bastante tediosa, sobre todo por una dirección sin ningún rumbo ni brío. Por cierto, que se pongan de acuerdo. ¿"Iceberg" o "Aisberg"?



Los actores ponen todo de su parte para tirar parriba. A veces demasiado. Como Nieve de Medina que desde el principio está gritando como una loca, quizá intentando salvar un personaje que le no le va nada y en el que ella no se siente a gusto. Y se nota. Es muy buena actriz, pero aquí está perdida l mujer, deambulando, sentándose y levantándose tol rato y arrastrando un texto lleno de tópicos (la relación con su ex es tópica no, lo siguiente de lo siguiente). Bueno, la verdad es que salvo Chema de Miguel, que demuestra maestría en cada palabra que sale por su boca el resto no me gustó especialmente. Salvo Montse Díez que está absolutamente maravillosa. Me flipó su dominio de la voz y de las emociones. Con ese personaje tan desagradecido logra sacar lo mejor, estrujar el texto para desparramar por la sala arte y dominio de todo. Brutal, dura, salvaje, dramática, una bestia de la escena. Me encantó. Ella... y poco más.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada