miércoles, 15 de enero de 2014

Las niñas no deberían jugar al fútbol. La Trastienda.

Nunca había ido a "La Trastienda" y la verdad es que el sitio me gustó. Gente maja, que saber que les gusta el teatro. Una sala agradable, quizá un poco fría, pero agradable y más cómoda que muchas otras. Vamos, que eso de entrada ya mola, porque a veces acabas viendo cosas en cada cochiquera...
Me moría de ganas de ver a Marta Calvó así en vivo. Me vuelve loco este pedazo de actriz inconmensurable y lo de verla así en persona... coño, que me apetecía. Encima hubo momentazo bizarro. Estaba entre el público Lydia Bosch. ¡¡¡La buena y la mala de "Motivos personales" juntas!!! Jajaja, momento único.



El texto de Marta Buchaca está bien. La historia es curiosa y plantea cosas majas. ¿Qué pueden hacer tres desconocidos en un mismo coche? A partir de ahí, elaboras un puzzle, al igual que los tres personajes lleno de prejuicios, imaginación, suciedad, y todos los ingredientes que hacen que te inventes una película calenturienta a partir de dos brochazos. El resto lo pones tú.
La dirección no destaca por nada, es solvente y a pesar de varios detalles cuestionables en la trama, se deja ver de maravilla sobre todo por ser una propuesta clara, concisa y por el buen trabajo de los actores. Bueno, aclaro. Katia Klein es sorprendente. Está al borde de farfullar en muchos momentos, pero no farfulla. Está como fría y fuera de situación, pero no es verdad, porque de pronto pega un giro que te deja muerto. Tiene una forma y una naturalidad para interpretar que te deja desarmado. Y eso mola, esa novedad, esa forma particular de hacerlo me gusta. Daniel Gallardo está bien, natural, intenso, aunque quizá. por el texto, haya cosas en su personaje que no me terminen de cuadrar. Y luego está Marta Calvó. Que es que flipas con esta mujer. Compone a una bicharraca que te dan ganas de soltarle dos hostias. Pero es débil. Mira con un odio y un asco a los otros dos que te cagas pero luego les mira con sumisión. Es capaz de hacer creíble un personaje límite y además con una naturalidad impresionante. No se, es un portento de credibilidad y de entender y crear un personaje tanto física como emocionalmente. Prodigiosa.
Quizá no sea el obrón del año, pero desde luego esta función lo tiene todo para funcionar que te cagas. Una buena sala, un texto interesante y unos actores que funcionan de maravilla. Además de tener a Marta Calvó, que solo por eso merece la pena lo que sea en esta vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada