lunes, 22 de septiembre de 2014

Un disgusto danés. La pensión de las pulgas.

"Un disgusto danés" llega a La pensión de las pulgas después de haber estado hace años en el bar del Lliure de Gràcia.  Elena Fortuny y Gretel Stuyck interpretan este texto del propio director, Jumon Erra.



Dos amigas se reunen para cenar después de cuatro años sin verse. También veremos qué ocurrió cuatro años atrás entre ellas. 
Hora y veinte de raka raka sin parar. Cuando te quieres dar cuenta, llevas media hora de verborrea en la que ni se han movido del sitio. Y tampoco es que el texto sea nada del otro mundo. Lugares comunes, poca emoción giros... previsibles y poco o nada emocionantes y dos actrices empeñadas en resultar naturales. A ver, las dos demuestran tener muchas tablas, muchos recursos y ser realmente buenas, pero lo que hacen es plano, con una frescura buscada y poco natural. Poca garra en la dirección, basando todo en la fuerza de un texto que se queda a medio gas, perdido entre tópicos y situaciones previsibles y en la fuerza de unas actrices, que se dan todo lo que tienen pero que no consiguen levantar el montaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada