miércoles, 6 de marzo de 2013

Ahora empiezan las vacaciones. La casa de la portera

Ya lo he dicho. Soy superfan de "La casa de la portera". El que no lo conozca, debería ir y el que ya haya estado, debería volver para ver TODO lo que programen allí.
Y además, soy superfan de "El pelícano" de Strindberg, así que, como soy muy tiquismiquis pa mis cosas, iba un poco con las uñas sacadas por si me habían mancillado mi obra. Aunque viendo que trabajaba Raúl Tejón, tendría que haber sabido que el listón estaría bien alto.



Como dije el otro día, ese espacio reducido no deja lugar a la mentira ni al truco. Estás viendo el brillo en los ojos de los actores, sientes sus respiraciones...
De Paco Bezerra había visto "Grooming" y "La escuela de la desobediencia" y me parece un auténtico bestia este chico. Él sí que es un valor a tener en cuenta, no otros nombres que ahora mismo se hartan de hacer cosas y que pa mi gusto, son un poco "bluff". La adaptación que hace es fabulosa, sencillamente fabulosa.
Y los actores... en fin... los actores. Mariana Cordero es una madre brutal, salvaje, cruel, mala mala mala, asquerosa. La odias. Juan Codina hace del hijo y está sencillamente brutal. ¡Pero qué bueno es! Débil, pesimista, acabado, amargado, vengativo. Helena Castañeda para mi gusto es la que peor está. Ya la había visto en "La piel en llamas" y me pareció lo mismo. Tiene una presencia arrolladora, pronuncia muy bien todas las letras (aunque hubo un par de "estoy segura que" y "me alegro que") pero lo dice todo igual. No importa lo que le pase, ella lo dice todo con el mismo tono y la misma voz. Una pena, porque creo que es buena y que sabe lo que hace. Y luego está Raúl Tejón que es cosa aparte. Yo es que desde que le vi en "Ivanoff" no tengo palabras. Cada matiz, cada subida de cejas, cada inflexión en la voz, cada respiración, cada suspiro, cada pausa es una demostración de inteligencia y de naturalidad. Me quito el sombrero. Y dirigir esto no es fácil. Darle punto de vista, coherencia y mil dosis de sabiduría sólo lo hacen los directores tocados por la mano de la musa, y a Luis Luque no es que le haya tocado, es que se ha posado sobre él.
Insisto, estáis a tiempo de ir a verlo. Y si os perdéis esto, que no tendría perdón de dios, por lo que más queráis, id alguna vez a "La casa de la portera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada