viernes, 8 de marzo de 2013

Recortes. Cuarta Pared.

Entre otras flores que me adornan, también soy un mitómano que lo flipas. Soy mitómano de mis amigos y de la gente a la que considero tocada por la varita de la magia. La gente que es decididamente superior y que ha nacido con un "don". Así, que se me ocurran, por ejemplo Mozart, Puccini, la Callas, Lluís Pasqual, Leontyne Price, Lorca, Bjork, García Márquez, la Lizaran, Berta Riaza, nosécuántosmás y Nuria Gallardo.



Juro por Mahler que hace muuuucho tiempo que no veo a alguien que me haya hecho sentir lo que sentí ayer con Nuria Gallardo. El texto es brutal. Habla evidentemente de los jodíos recortes, pero de una manera que te hace empatizar desde el principio. No es maniqueo ni manipulador. Es una historia bellísima de amor. Y el personaje que encarna (según la RAE: tomar forma corporal una idea o espíritu) Nuria vive, contagia, desborda un amor y una sensibilidad que se escapa en sus respiraciones, en cada pausa, en cómo se le llenan los ojos de lágrimas agridulces. En un optimismo que te desarma y que te hace no sólo tener el corazón encogido durante todo su monólogo, sino reir mientras lloras, odiar mientras amas, sobrevivir sin abandonar.
La labor de Mariano Barroso es genial. Todo tiene pinta de haber "fluido". No digo que no esté trabajado, al contrario, pero transmite la sensación de que todo ha salido solo. El primer monólogo se basa en Nuria y en el texto bellísimo. El segundo monólogo se plantea de una forma muy chula. Interacción total con el público. Somos el antagonista. Lo somos porque "los recortes" no permiten que se pueda pagar a una actriz. Idea genial que hace que te sientas cómplice antes incluso de empezar. También es verdad que al existir esa interacción provoca que no fluya tanto como debería. Yo así lo sentí en una noche llena de actores, amigos y gente cercana. Si esto es así con un público entregado, no sé cómo irá con un público más... objetivo.
En defnitiva, un espectáculo obligado por cómo afronta el tema de los "recortes" que matan vidas, familias, esperanzas, sueños y amores. Fabulosos textos, fabulosa dirección, fabuloso Alberto San Juan y Nuria Gallardo... sobrehumana.
Debería ir directamente a un teatro nacional y hacer gira por todo el universo, pero claro, no hay cojones.

1 comentario:

  1. ¡Enhorabuena a nuestros maravillosos cómicos, tan denostados!

    ResponderEliminar