domingo, 6 de julio de 2014

FRINGE 2014. Jornada 1.

He pensado en ir haciendo un pequeño resumen de lo que vayamos viendo cada día en el FRINGE de este año. Quizá no sirva para nada, pero... si alguien siente curiosidad por saber mi opinión... ahí va.

Motor vehicle sundown.




Primer espectáculo que vemos y primera decepción. Un coche en medio de Matadero, la gente pasando por ahí, lógico, y hablando, normal. Tú te pones unos auriculares y te van contando una historia por ellos mientras te guían dentro de ese coche. Caloraco y el audio bajísimo. Tan bajito que casi no oyes la narración. Entre que te mueres de calor, que oyes mucho mejor a la gente que pasa por tu lado, y que la narración es espantosa y el texto, una colección de frases de carpetera transcendente... empiezas a sentir cómo los minutos pasan cada vez más lentos y sólo deseas salir huyendo de ahí, tomarte una cerve helada y volver a agradecer que el mundo sea otra cosa. Vamos, que el mérito de este "espectáculo" es el texto que alguien escribió. Nada más. Lo bueno es que es muy "exportable". Sólo tienes que mandar el MP3 por email. Y en cada sitio, que busquen un coche y compren unos auriculares en los chinos. En definitiva es una audioguía pretenciosa. Encima hay un par de detalles que mejor me los callo, para no herir susceptibilidades. La narración... horrorosa. Por el amor de dios... en castellano NO existe el fonema "v". Se pronuncian igual la B y la V. No existen los "fampiros" y en el campo no pastan las "facas". Es de primero de locución.

Fäden Ziehen + Je-Me.app



Dos piezas mezcla de música en directo y trapecio. Dos concepciones distintas pero bastante complementarias del trabajo en el trapecio y de la ambientación musical. ¿Quién maneja los hilos, la trapecista o el músico? Amor y dependencia en dos número muy monos.


30 Cecil Street.




Dan Canham ofrece un espectáculo de danza con un planteamiento según el programa, bastante atractivo. Aunque luego, en la práctica, resulte un poco más light de lo que se esperaba y quizá demasiado corto. Buena historia para un resultado... correcto. 


Exposure.




Interesantísima performance de Jo Bannon. Íntima, se entra de uno en uno y la performance es totalmente privada, de tú a tú con la artista. No se puede desvelar nada para no estropear tanto el efecto como el planteamiento de la performance. Sólo diré que es fascinante. 11 minutos de irrealidad en el famoso "almacén" donde el año pasado irrumpieron Vaca 35. La pega: la narración. Es la misma que en lo de "motor vehicle sundown" y es igual de afectada e irritante. Menos mal que esta vez conseguí eludir su efecto y estar a lo mío.   



A western.




Terraza de la cantina, te pides tu cervecita y pillas mesa. Y comienza una historia fría y desmitificadora de las pelis del Oeste. Dos actores, narrando e ilustrando lo que cuentan. "Escena uno: el malo aparece a caballo en el pueblo". Y hacen una cachondada. "Escena nueve: el duelo". Y así una sucesión de escenas recreadas cachondas, a base de ketchup e interacción con el público. Todos nos reímos mucho pero... al final te das cuenta y echas en falta que te hayan contado una historia. No hay historia, no pasa nada, sólo es una sucesión de cachondadas con las que pasas el ratejo y ya está. Demasiado vacío. Aunque pasar un rato divertido siempre está bien. Pero un poquito más de chicha...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada