sábado, 27 de abril de 2013

Romeo y Julieta. Teatro Real.

Cualquiera que me haya leido sabrá que soy superfan incondicional de la CND. Lo soy y lo seguiré siendo todo mi vida. Pero anoche me quedé un poco desinflado.
Para mi gusto, la coreografía de Goyo Montero no estuvo a la altura de los artistazos que hay en la CND. No soy para nada experto ni siquiera entendido en danza, pero a mi me pareció que muchísimos movimientos eran como de patinaje sobre hielo. Mucha acrobacia y poco movimiento sensual, lírico, amoroso. No paraban. Desde luego que se pegan una paliza, pero eché de menos que se diferenciaran más los pasajes mas tumultuosos donde ese ajetreo podía ir bien, y los momentos más sensuales y líricos, como las escenas de amor entre los protas, que pra mí, pedían más serenidad, más calma, darle más tiempo y dulzura a los dúos y así diferenciar con ritmos ditintos los distintos momentos dramáticos de la obra.



Había mucho momentos en los que, por el uso de una luz regularcita, no se veía lo que pasaba (y estaba en fila 5, pasillo). Personajes vestidos de negro, con poca luz... e incluso cuando Julieta se toma la pócima, lo hace de espaldas al público. Escenografía de West Side Story. Y el momento baile de máscaras/Kylian... feote.
Dios me libre de cuestionar a Goyo Montero, ni mucho menos, pero ayer sentí que los fabulosos bailarines de la CND estaban poco explotados. Son muchísimo mejores bailarines de lo que la coreo les dejaba mostrar. Y encima no pudo actuar Isaac Montllor, con lo cual me pillé un disgusto que ni te cuento.
Ah, y no puedes poner a Julieta muerta tirada en el suelo entre otros muertos. Es la prota, es la más guapa y la más mona. Por lo menos tienes que tumbarla en un sepulcro que resalte que la muerta entre las muertas es nuestra niña Julieta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada