lunes, 8 de julio de 2013

La verdad sospechosa. Festival de Almagro.

La obra de Ruiz de Alarcón, leyendas aparte, podría ser digan del mejor Lope. En cualquier caso es digna del mejor Ruiz de Alarcón. Enredos, amores, retos, padres, hijos, mujeres, hombres y mentiras. Mogollón de mentiras. La mentira casi como razón de ser. García vive y disfruta en medio de la mentira. Quizá si no no sería quien es y lo que es. Chico, cada uno se busca la vida para lucir un poco entre el resto, ¿no?
Ver una función como esta en Almagro es lo suyo. Aunque no sea en el corral de comedias. También te digo que este montaje en concreto, en el Pavón, no será lo mismo. la escenografía funciona. Espacio limpio (que no vacío) que se transforma en lo que sea menester. Hasta podría haber un paralelismo con el corral de comedias, ya que hasta hay balcones. Aunque el balcón precisamente sea lo que peor funciona.
Comedia dirigida con muy buena mano. Tiene buen ritmo, es más, tiene el ritmo adecuado. Cada escena es una unidad y todas juntas forman otra unidad. Brío y precisión en un gran trabajo de Helena Pimenta.



Rafa Castejón no es un actor que me guste demasiado. Lo siento pero es así. De hecho, en "La vida es sueño" no me gustó nada. Pero aquí está que se sale. Evidentemente domina el texto de forma magistral. Sabe lo que dice en cada segundo y todo lo que hace está bien. Es todo un acierto que le da una dimensión al texto interesante. De entrada te esperas a un galanazo de estos guapetones. Pero el físico de Castejón no es de galán. Pero por eso mismo, le da al personaje un toque como de que vive rodeado de mentiras (unas más graves que otras, pero casi todas graciosas) para hacerse de valer. Si fuera un tiazo, usaría la mentira como un arma cruel, pero al no serlo, parece que es un juego que le da un lugar en el mundo. Claro que se pasa tres pueblos con su padre y con todo dios que se le cruce y eso no mola. Por eso acaban todos con quien no deben, en un baile que es casi una danza macabra. La mentira, por muy cachonda que sea, sólo trae desgracias. Si te pillan, claro.
El resto del reparto está bien. Todos graciosos cuando deben estarlo, diciendo bien el verso. Pepa Pedroche mola todo. Sin hablar se lleva el foco cada vez que sale. Y si habla, más todavía. ¡Qué lista es! David Lorente quizá demasiado payaso pa mi gusto. hable o no hable no para de hacer muecas. Y es gracioso, claro que lo es, pero menos cosas serían más valiosas. y Marta Poveda, que lo que hace está muy bien, creo que tiene un problema en las cuerdas. Al menos esa es la sensación que me da. Ya lo pensé en "La vida es sueño" pero aquí es que se nota mucho. Abusa un poco de los grititos, y de verdad que da la sensación de tener nódulos o pólipos o algo en la voz. Igual es su timbre que es así, pero a mí me saca y me tiene pensando que en cualquier momento peta.
Y yo es que tengo debilidad absoluta por Joaquín Notario y por Nuria Gallardo. Notario siempre está perfecto y aquí está más que perfecto. Dice mejor que nadie y cada gesto, inflexión y matiz, es una lección. Yo de mayor quiero ser Joaquín Notario. Por soñar... Y Nuria Gallardo es que está pa comérsela. La voz más bella del teatro español y la sonrisa más dulce. El personaje aquí no es que sea una maravilla, pero ella le da una luz que te enamora.
En definitiva, buen montaje, buenos actores, grandes Notario y Nuria, sobresaliente Castejón y buen montaje aunque bueno, es eso, un buen montaje. No es la obra del año, pero todo es correcto y funciona. Jo, pero me jode no haber encontrado una foto de Nuria y Notario. No hay, claro.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada