domingo, 10 de noviembre de 2013

The indian queen. Teatro Real.

Mortier encargó a Peter Sellars un montaje basado en "The indian queen" de Purcell. Todo el mundo sabe que esta "semiópera" estaba inacabada. Purcell murió dejando sólo 50 minutos de música y su hermano añadió, cortó y pegó para hacer algo más completo. Sellars ha cambiado cosas, añadido textos de una novelista nicaragüense y prácticamente ha construido otra historia. Lo que en un principio era una historia ficticia de luchas entre aztecas e incas, se ha convertido en una historia de amor. Y aunque el trasfondo sea la conquista (invasión) española de América y haya luchas, masacres y demás, es sobre todo la figura de la mujer en esa conquista y una historia de amor concreta y simbólica lo que realmente trasmite esta versión de Sellars.
He leído por ahí que hay gente ofendida por presentar a los españoles como bestias asesinas. Se quejan de que se dibuje así a los españoles cuando hubo países tan malos o más. y que sacar otra vez esas cosas, cuando hay problemas mucho más graves en la sociedad de ahora, es querer tocar las narices. Aparte de que estoy de acuerdo con que la hazaña cruel de los españoles fue más invasora que amigablemente expansionista, creo que es mezclar churras con merinas. Entonces que no se represente nunca McBeth, porque menuda imagen se da de los escoceses, tol día matándose los unos a los otros. En fin, que me parecen chorradas. Yo lo que vi fue una historia sobre la conquista visto desde el punto de vista de las mujeres y una tremenda historia de amor y sumisión. Entre que no tengo demasiado orgullo patrio y que como español no me siento herido en mi orgullo picaresco por hablar de las atrocidades cometidas en épocas pasadas por el bien del imperialismo, ese asunto me la pela.





A lo que voy, al espectáculo en sí. No soy particularmente fan de Peter Sellars. Aquel "Ainadamar" del año pasado me pareció espantoso. Pero este espectáculo es sencillamente abrumador. La escenografía de Gronk es acojonante. Cada cuadro, cada imagen y cada elemento son obras de arte que yo me llevaría a mi casa si me cupieran, claro. Brillantes. Las luces, perfectas, un ejemplo de cómo iluminar bien y cómo crear sombras tan importantes como las propias luces.
Sí me confieso "superfans" de Currentzis que aquí vuelve a demostrar su amor por la música, su respeto por las partituras y su delicada sensibilidad con cada nota y cada instrumento. Y la orquesta sonó absolutamente perfecta, embrujadora, fluida y enamorante. Los bailarines de la Ópera de Perm brillan también. Bailan como dios las coreografías bellísimas creadas por Christopher Williams. Lo del coro de la Ópera de Perm no tiene palabras. Sutiles, expresivos y con unos pianos dificilísimos para un coro. Se llevaron los mayores aplausos de la noche. Merecidísimos. No he oído unos coros más bellos en mucho tiempo. Los contratenores Vince Yi y Christophe Dumaux sonaron maravillosos. Cantan como los ángeles. Maritxell Carrero hizo una narradora potente y con un tremendo control vocal. Nadine Koutcher cantó bello y su presencia es sólida. Markus Brutscher tuvo un aria a capella estremecedora. Julia Bullock es divina. Cantó de fábula y tiene una expresividad sutil y mágica. Y Noah Stewart crea un Don Pedro de Alvarado cruel, despótico, perdido y temeroso. Su presencia física merece calificativos que mejor me callo, pero es que encima abre la boca y canta. ¡Y cómo canta! Estremecedor. Como diría mi admirado Juan Mairena, ¡en la vida he visto cosa de la manera! En todos los aspectos.
Hubo gente que se piró en el entreacto. Hombre, a ver, entiendo que la primera parte es algo dura, pero de una belleza brutal. Eso sí, la segunda parte es hipnóticamente bella. Si se fueron con el orgullo patrio herido, allá ellos. Si se fueron porque les pareció demasiado "moderni", ellos se lo perdieron. Pero se perdieron uno de los montajes más bellos que se han visto en el Real.
Aplausos y bravos para to dios. Para Currentzis, para Sellars, para el coro, para la orquesta y para todos los cantantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada